Sonidos de St. Bartomeu en la radio

Algunos sonidos registrados durante nuestra estancia en Sant Bartomeu han sido incluidos en una reciente edición del programa de radio Gene Pool, dirigido por Martin Franklin desde el South Hill Park Arts Centre, en Bracknell, Reino Unido. Gene Pool se emite a través de Soundart Radio FM y en internet. Esta edición es un monográfico dedicado a ‘sonidos ocultos’, en este caso vibraciones que apenas podemos percibir con nuestros oídos pero sí captar utilizando micros de contacto sobre objetos y superficies.

Gene Pool#52: Hidden Sounds II

Huellas sonoras – Inauguración


Ya está inaugurada la exposición en Sant Bartomeu, que estará abierta hasta finales de este mes. Como estaba planeado, realizamos dos actos, uno por la mañana, conectando por streaming con la presentación en MedialabPrado del proyecto Campo Adentro y el siguiente ya a la tarde, con el fin de dar la oportunidad de acercarse a más vecinos.

La recepción fue positiva y cosechamos las primeras impresiones. He de confesar que fue un alivio, pues a pesar de las muestras de interés recibidas durante las últimas semanas, dudaba de cómo serían recibidos en SBG pueblo los resultados de un trabajo donde prima el medio sonoro, que aún a veces resulta un tanto difícil y puede plantear dificultades. También ha sido gratificante comprobar como, pese a las limitaciones y el relativamente reducido periodo de estancia para acometer un proyecto como el planteado, el mapa sonoro de Sant Bartomeu es en su conjunto variado y completo. Creo que se ha convertido tanto en una buena herramienta de exploración como en una experiencia interesante en sí misma, otra vía a través de la cual visitar y sumergirse en este entorno.

Fue enriquecedor escuchar distintos tipos de reacciones y énfasis en los comentarios de los primeros visitantes. Sonidos reconocibles y característicos, como las campanas, la música tradicional o los ambientes cotidianos se reciben aquí con lo que me parece un recobrado interés, al escucharlos de alguna manera ‘inmortalizados’, como una puesta en valor de la identidad del pueblo. Por otra parte, sonidos ‘ocultos’, de caracter más abstracto, que habitualmente no podemos escuchar o pasan muy desapercibidos, siendo por tanto ‘revelados’ por medio del trabajo de grabación, despertaron de inmediato un gran interés y curiosidad, como por ejemplo los sonidos recogidos con hidrófonos en las balsas y rieras que rodean el pueblo, el mecanismo del reloj de la parroquia o los ultrasonidos emitidos por murciélagos entre otros. Navegar el mapa se convierte en un paseo, una deriva, un juego de reconocimiento y descubrimiento. Creo que uno de los objetivos del proyecto ha sido al menos parcialmente logrado, y es que los vecinos del pueblo puedan abrir nuevas vías desde las que percibir su propio territorio, arrojando tanto nuevo valor como descubriendo sorpresas sobre elementos, lugares y situaciones tan familiares para ellos.

 

Vuelta a Sant Bartomeu

Volvemos a Sant Bartomeu tras nuestra marcha hace apenas tres semanas. Esta vez no para seguir caminando sino para presentar en sociedad el proyecto realizado, con una pequeña exposición en el pueblo. Durante este tiempo he seguido trabajando, confeccionando el mapa sonoro, escuchando sus sonidos, jugando con ellos, escogiendo, editando, recordando.

El montaje ha sido apresurado pero parece que lo hemos conseguido, todo con la inestimable ayuda de Carles Arumi de AcVic y también de Joan Gaudes, técnico informático del pueblo que esta mañana ha instalado la necesaria conexión a internet en el lugar escogido para la presentación, el salón de actos de la sucursal de la caja de ahorros del pueblo.

La exposición intenta crear una situación de escucha concentrada del mapa sonoro interactivo que hemos confeccionado como resultado del proyecto, usando una proyección y un puesto con varios auriculares, la vía más efectiva de sumergirse en él. El mapa de Sant Bartomeu contiene ya más de dos horas y media de audio en unos setenta fragmentos, fruto de una selección de la cosecha sonora llevada a cabo durante la residencia. Seguramente algo más aparecerá en él en las próximas semanas cuando sigamos espigando material, aunque se puede decir que ya está prácticamente finalizado. Es el resultado de nuestra propuesta para Campo Adentro, del experimento que hemos llevado a cabo, un mes de acercamiento a este pueblo a través de la escucha. Un periodo que ahora parece bastante escaso cuando aún están frescos en la memoria los lugares y situaciones visitados, incluidos los que intuimos nos perdimos y bastantes a los que hubiésemos querido regresar en otros momentos.

También en los últimos días ha visto la luz otra recomposición de la materia sonora capturada en Sant Bartomeu. Se trata de una pieza que recrea la inmersión en un pequeño paseo imaginario a través de alguna de las situaciones encontradas en el entorno de SBG, realizada a petición de Campo Adentro para ser escuchada en la presentación que tendrá lugar mañana en MedialabPrado. Un evento con el cual también conectaremos (si la tecnología no se rebela) para intervenir brevemente. Por la tarde realizaremos otro evento para la gente del pueblo, presentando de nuevo el proyecto y dando por inaugurada la exposición.

SBG (paseo#1) by pablo sanz

Festa Major

Nos marchamos de Sant Bartomeu justo cuando comienza su semana de Festa Major, que va del 23 al 28 de Agosto. Hoy, día 24, tras el repique de campanas y la misa, los gigantes salen a la calle, acompañados por los Grallers de St. Bartomeu y sus vecinos, en un desfile que recorre el camino desde la iglesia parroquial hasta la Plaça del Casal, donde acto seguido tiene lugar el tradicional vermut. Nunca habíamos estado con tanta gente junta en SBG desde que llegamos, todo un contraste con el ambiente de estas últimas semanas.

SBGFestaMajorGrallersPlaa.mp3

Noches en el campo

Seguramente me repito si digo de nuevo en este blog que los ambientes nocturnos de Sant Bartomeu están resultando de lo más interesantes a nuestros oídos. Como parte de las exploraciones y el mapeado llevados a cabo, nos hemos dedicado a visitar los límites del pueblo a la caída de la noche. Esas zonas en que las calles se funden con el campo son espacios liminales donde el horizonte acústico comienza a expandirse, ganando en profundidad y volviéndose más nítido.

Una de esas noches tuvo lugar en la propiedad de Mas Reig, precisamente uno de los lugares más alejados del núcleo del pueblo en que hemos logrado permanecer de noche dada nuestra limitación de movimientos dentro de SBG. Esto sucedió gracias a la genial visita de nuestro gran amigo y colaborador Mikel R. Nieto, quién también se dedica a esto de la exploración sonora y que vino desde Barcelona hasta Sant Bartomeu para compartir con nosotros un par de días.

Granjas

Hay unos espacios sonoros que han llamado especialmente mi atención desde la llegada a SBG por cierta crudeza y su alejamiento de la percepción más típica y bucólica que podamos a veces tener sobre el medio rural, con esos recurrentes cencerros del ganado, balidos de las ovejas y gallos cantando al amanecer. Se trata de las granjas de cerdos.

En los alrededores de SBG hay explotaciones sobre todo de pequeño tamaño, de cuyo interior emanan todo tipo de gruñidos, golpeteos, estornudos y chillidos dependiendo de la hora del día o de la noche. Gracias a la complicidad de Jepe y su familia, propietarios del Mas Reig, nos metimos de lleno a escuchar este universo sonoro tan intenso. Casi tanto como penetrante es su olor, que tardamos días en sacar de nuestra ropa y los cacharros que portamos.

SBGMasReigCerdos

Recomendada la escucha con auriculares.

Las plazas de SBG

Las plazas de los pueblos son un lugar casi natural de encuentro por antonomasia, espacio para la comunicación, el intercambio y la cohesión tanto de sus habitantes como punto ineludible de paso para extranjeros. Suelen por tanto constituir una localización privilegiada en la que sumergirse para observar también desde el plano sonoro el contexto social. Allí es posible, siquiera con los ojos cerrados, atender al lenguaje, los acentos y las expresiones típicas, a la venta ambulante, a los juegos, las celebraciones y tradiciones, la llegada tanto del día como de la noche. En definitiva, son espacios abiertos de reunión donde tomar el pulso y sentir los ritmos de lo que está ocurriendo.

Precisamente nos llamó la atención al llegar a SBG que algunos habitantes nos contarán que aquí no existe una plaza como tal. Y en efecto, esas funciones sociales se reparten de algún modo entre varios espacios, como la plaza del Casal Cultural, donde suelen celebrarse las fiestas populares, y la Plaça del Dr Griera, por ahora la plaza más ‘oficial’ del pueblo, que es una pequeña rotonda junto a la calle que atraviesa el núcleo del municipio. En esta última es donde algunos vecinos se sientan de vez en cuando a charlar y donde tiene lugar el mercado semanal, que como ya nos decían y hemos podido comprobar, hoy en dia es muy reducido, con apenas un par de puestos viniendo cada viernes por la mañana.

Sin embargo, SBG se encuentra en tiempos de cambio y evolución. Precisamente conscientes de esta necesidad, ahora están construyendo una nueva plaza, que dará uso a alguna de las multiples naves, muchas de ellas ahora vacías, de la antigua fábrica Puigneró, y cuyas obras de acondicionamiento han estado teniendo precisamente lugar durante nuestra visita, causando algo de revuelo en la tranquilidad de agosto por lo aparatoso de los trabajos realizados, estos días consistentes en el desmantelamiento de las estructuras que soportaban el techo de las naves.

SBGPlazaNuevaTrabajos.mp3

Campaner

Se llama Josep Baulenas, aunque aquí le conocen como Pepet. Tiene 83 años y es nuestro vecino de enfrente, le podemos ver desde que llegamos trabajando cada día en su pequeño huerto. De hecho nos dijo que nació en Cal Xico, la casa donde vivimos, y que ha pasado toda su vida en esta misma calle, en lo que es la zona residencial más antigua del pueblo, por lo que seguramente podemos decir que Pepet es uno de los habitantes autóctonos más ‘auténticos’ de SBG.

Pepet ha sido desde que tenia apenas doce años el campaner del pueblo y aunque salvo ese reloj que las hace resonar mecánicamente y en la fiesta mayor, las campanas ya no se repican desde hace unos veinte años, en nuestro afán por recoger las sonoridades de este lugar, conseguimos que subiera al campanario a repicar de nuevo.

Al igual que en tantos y tantos pueblos, tradicionalmente el sonido de de las campanas ha servido para múltiples funciones, siendo usada como señal acústica para la transmisión de información, marcando acontecimientos importantes y resultando por tanto en un elemento de cohesión de la comunidad. Aquí, como en muchos lugares, servían para anunciar bautizos, bodas, fallecimientos (con diferentes toques para hombres, mujeres o incluso bebes), fiestas, vigilias, en situaciones de emergencia como un fuego e incluso para tratar de romper tormentas próximas mediante su sonido.

Pepet, con la ayuda de su esposa Pepeta y de su hija, elaboró una descripción escrita de los diferentes repiques y funciones que aún puede recordar y de buena mañana nos subimos con él a hacerlos resonar de nuevo.

Pese a lo prometedor de este acontecimiento aquello se quedó en buena medida en un intento, pues nos topamos con que también este campanario ha cambiado bastante en los últimos años. La campana más pequeña, ya en desuso, la encontramos descolgada, y las otras dos fueron fijadas hace algún tiempo, por lo que no pueden dar vueltas sobre si mismas como antes, circunstancias que ahora hacen por tanto imposible reproducir los repiques tradicionales tal y como se hacían.

Aún así, Pepet, con muchas ganas y entusiasmo, nos hizo una gran demostración y creo que él también disfrutó de la experiencia de volver por un rato de nuevo a su campanario.

SBGCampaner.mp3

Les Llobateres

Nuestro acercamiento al entorno natural de SBG comenzó apenas el dia después de nuestra llegada, con esa primera deriva adentrándonos el sendero norte del pueblo. Ahora le llegó el turno al tramo sur, que al igual que el primero tiene unos 12km aproximadamente y cruza desniveles, con las laderas y valles propios de este territorio.

Tras pasar cerca de algunas granjas, de la pequeña fuente de la Teula y de encontrarnos con un gprupo de vacas pastando apaciblemente, pasamos junto al Molí de la Codina, antiguo molino harinero situado a la cabecera de la riera de las Llobateres, cuyo origen se data a finales del siglo XVII. De esta casa, hoy abandonada, quedan algunos restos, casi reabsorbidos por la frondosa vegetación de ribera que puebla toda esta zona.

SBGCodinaVacas.mp3

Codina, vacas

El paraje de Les Llobateres, atravesado por toda la primera mitad del sendero sur de SBG, es seguramente el area con más vegetación y en un estado más ‘salvaje’ que nos hemos encontrado alrededor del municipio. Robles, arces y muchos otros árboles y arbustos se extienden alrededor del arroyo que va discurriendo hasta llegar a otro de los enclaves destacados, las Baumes del Molí de la Codina, un afloramiento geológico formado por calizas coralinas, que atravesamos a varios niveles, tanto desde lo alto del monte como al nivel del propio arroyo, que discurre más abajo. En cuanto a la fauna, a juzgar por las huellas que pudimos ver, parece ser un lugar frecuentado y según nos contaron hay tejones y zorros. En el arroyo también pudimos ver algunos cangrejos, aunque, al menos en el diade nuestra visita, lo que nos sorprendió fue no escuchar demasiadas aves como se podría esperar en un area con las tan buenas condiciones y en relación a las que escuchamos en otras zonas alrededor del pueblo.

Y es que visitando este lugar en principio que da la impresión de estar apartado de la civilización y del propio nucleo del pueblo, pronto se da uno cuenta cómo resulta prácticamente imposible olvidarse ni tan siquiera por un rato de la presencia del hombre. En un entorno donde destaca la calma, con el rumor del agua y el viento agitando las hojas de fondo y algunas aves e insectos aqui y allá, el paso de los aviones y los ecos distantes del tráfico de una carretera que discurre no muy lejos, acompañan también la travesía, recordando que no estamos tan perdidos como pudiera parecer a simple vista. Aquí tenemos un ejemplo de lo que se podría calificar como polución sonora, que principalmente destaca más en los lugares más “silenciosos” del campo. Viene a la memoria la referencia a One Square Inch of Silence, un proyecto iniciado algunos años por el americano Gordon Hempton y que precisamente trata de una manera un tanto simbólica y a la vez muy clara toda esta cuestión. Con él se planteó la difícil tarea de encontrar y preservar en los USA apenas un centímetro cuadrado de silencio, entendido este como un terreno natural donde no sea posible percibir la presencia del hombre.

SBGLlobateresMonte.mp3

Les Llobateres en lo alto del monte

SBGLlobateresBaumes.mp3

Baumes del Molí de la Codina

Al final de la primera mitad del recorrido, a unos 6km de SBG, llegamos al punto de la ruta más alejado del pueblo, el pantano de Vilatortella. Allí apenas encontramos una media docena de patos y lo que nos dio una primera impresión de no ser una zona con mucha vida pese a la cantidad de agua. Sumergimos los hidrófonos y descubrimos un zumbido constante, presente en distintas areas y que apenas nos permite discernir otros sonidos subacuáticos salvo algunos suaves movimientos del agua. Pronto, hallamos su procedencia, se trata del motor situado en una caseta en la orilla, seguramente una bomba o instrumento de medición, también audible en el exterior, pero mucho más levemente y sólo en su proximidad (y es que el sonido viaja cinco veces más rápido en el medio acuático que en el el aereo). Por lo demás, el paisaje sonoro en este enclave resultaba en calma, con chicharras ya ensayando para la noche, algún ave solitaria en los árboles y en esta ocasión la presencia de la carretera mucho más evidente que durante el camino, pues aquí discurre a apenas unas decenas de metros de la orilla.

Apicultura´t

Tras una semana con lluvias, tormentas y algo de frio, un tiempo no muy propio de estas tierras para un mes de Julio según nos dicen sus habitantes, hace unos días que conseguimos una tarde soleada en la que encontrarnos con Quim para acercarnos hasta su huerto, situado en un bancal cerca de las ruinas de la iglesia vieja. Utilizando exclusivamente materiales encontrados, han reconvertido un sitio que se encontraba en estado ‘salvaje’ en un terreno para la horticultura ecológica y la apicultura, actividad a la que junto a su compañera Mireia, se dedican desde hace algún tiempo.

Tras iniciarse en esa práctica a través de un señor mayor del pueblo, desde hace unos tres años se dedican a recuperar enjambres situados en lugares donde pueden resultar peligrosos para la gente para reubicarlos en este pequeño huerto de Sant Bartomeu. Realizando salidas con frecuencia por toda Catalunya y algunas otras actividades como la producción de miel a pequeña escala o talleres y demostraciones, es tan solo durante este último año que han empezado a pensar en ello como un posible medio para intentar ganarse la vida. Por cierto, hace poco han abierto este blog donde relatan sus salidas para recuperar enjambres y difunden información sobre apicultura y apiterapia, un tema este último muy interesante y bastante desconocido, que pudimos descubrir también gracias a este encuentro.

Quim nos mostró con generosidad y paciencia las colmenas, que llaman la atención por la variedad de sus construcciones. Experimentan con varios tipos, hechos artesanalmente con diversos materiales o por ejemplo las basadas en el tronco hueco de un árbol, en cuyo interior las abejas construyen panales realmente espectaculares, y que aunque de cara a la producción de miel no sean prácticos, aquí se mantienen.

Quim trató de acercarnos hasta los diversos sonidos que él puede distinguir en la actividad de las abejas, los cuales tratamos de registrar como pudimos, ataviados con los correspondientes trajes de protección. Habitualmente se suele realizar la apertura de las colmenas empleando humo para apaciguar al enjambre, aunque en esta ocasión lo hicimos ‘a pelo’ para poder escuchar su zumbido de alerta, lo cual fue toda una experiencia.

SBGApiculturatEnjambreAccion.mp3

Enjambre en acción

Además de a sus abejas, también pudimos echar un vistazo a la cabaña, los dos depósitos de agua que han construido y al huerto, en el que realizan el cultivo de manera ecológica, y nos volvimos a casa con un pequeño surtido para hacernos una ensalada.